Blog

Los cuatro jinetes del apocalipsis de cualquier viaje y las herramientas para vencerlos

Cristina Mañas Delgado y Juan Peláez Gómez

Si existen. No lo creíamos. Pero al ir a viajar, siempre aparecen. Con sus capas fantasmagóricas y su mirada llena de incertidumbre. Vamos a contaros nuestras experiencias y cómo salimos ilesos de las batallas con ellos.

¿Te intriga saber quiénes son?

1.- Primer jinete del Apocalipsis:

El “por si…”

Cuando empezamos a seleccionar lo que vamos a llevar en el equipaje, de repente, sale de la nada el “por si…”

Un pantalón. Bueno 0tro por si se mancha, uno más por si llueve, y este por si salimos a cenar, uno de montaña, corto, largo…

Un vestido. Este es finito seguro que no ocupa nada, y este también que es precioso.

Zapatos. Unos de deportes, otro por si bailo, otros por si se me mojan, otros por si hago treking, unas sandalias por si me baño y hay arrecife. Me llevo tacones y unas cuñas…

Neceser. La crema de noche, la de día, el limpiador, el tónico, gel, champú, hidratante de cuerpo, para sol, maquillaje…

Medicinas. Por si la diarrea, por si los dolores de cabeza, por si los picores de las garrapatas, por si los alimentos me producen urticaria, antibióticos, para las alergias…

Y así más y más…

Cuando nos queremos dar cuenta, encima de la cama tenemos montada una tienda entera de Zara, El Corte Inglés en varias de sus secciones, una zapatería entera, un centro de salud y un almacén de maletas. Es imposible que todo aquello quepa en una “mochila”.

A todo esto se le puedo llamar “miedo”. Falta de confianza que ante cualquier situación vamos a encontrar los recursos necesarios.

¿Qué hacemos? Quitamos la mitad de todo. Lo guardamos en sus lugares respectivos para no arrepentirnos. De lo que queda volvemos a quitar la mitad y aun así,  siempre restan montones de elementos que nunca utilizamos en los viajes.

LA HERRAMIENTA ES CONFIANZA

2. Segundo jinete del Apocalipsis.

El alojamiento ¿Dónde vamos a dormir? ¿Estará todo ocupado? ¿Y si hay que pernoctar en la calle? Ahora existen multitud de posibilidades de encontrar alojamientos muchísimo antes de que vayas: Internet. Están las guías de viaje, además. Y a veces que más me ha ayudado ha sido el habitante local. Pregunto y siempre, siempre encuentro soluciones a través de otro ser humano. Sobre todo en aquello años en los que no existían tantas facilidades como  las que tenemos ahora. Incluso ni siquiera existían buena guías de viaje de algunos lugares que visitaba.

Ahora tengo tanta suerte de tener tantas opciones que ¿por qué inquietarme?

En algunos momentos hemos dormido en estaciones de tren, de autobús, en el suelo con una manta o en un banco esperando que llegue el transporte.

Salimos de ese estado de confort tan marcado. Pensamos que el hogar está en un sitio específico y el hogar está dentro de cada uno de nosotros. ¿Y por qué no en un banco?

CONFIANZA DE NUEVO. Siempre llega el alojamiento que necesito.

3.- · Tercer Jinete del Apocalipsis.

¿Cómo voy a ir a…?

No conocemos a nadie que haya estado en un país y que no haya podido salir siendo turista o viajero. ¿Conoces a alguien que aún esté atrapado en algún territorio porque no encuentra medio de transporte?

De nuevo, siempre, siempre existe opciones de volar, ir por, mar, por tierra, en taxis colectivos, en bicicleta, en motos, en Tuk-tuk… Algunas veces nos ha sucedido no poder ir de un lugar a otro. En vez de constituir un problema ha sido una bendición. Nos ha permitido preguntar a personas del país, conocer nuevas rutas, entablar contacto con otros viajeros…

DE NUEVO LA CONFIANZA

El hambre.

Qué buena oportunidad hemos tenido para descubrir opciones de comida local gracias a no encontrar comida “occidental”. Con un poco de ojo, los alimentos de la zona han sido retos para nuestras papilas gustativas. Siempre nos hemos animado y han sido una fuente de satisfacción y descubrimiento.

Al conocer nuevos alimentos fluyendo con lo que las personas te ofrecen en los viajes sin decir esto no, esto sí… Nos conecta con un mundo sin juicio que se abren puertas constantemente.

Si te fijas en todo lo que hemos escrito, miedo a que nos falte algo, a dónde alojarnos, a no poder desplazarnos, a no ser capaces de comer… es tan básico.

Por eso nos hemos permitido aprender tanto de nosotros mismo. Ya que en el día a día estos elementos están cubiertos.

¿Cuáles han sido las herramientas que nos han servido para evolucionar en estas situaciones?

1.- La armadura de la fe. Sabemos que todo lo que nos llega es lo más adecuado para nuestra evolución. Por lo tanto tenemos fe en que nunca nos vamos a encontrar en una historia para la que no estemos preparados para escribir su continuación.

Este punto es muy importante, se puede decir que la sujeción del resto. Es la base de la confianza. Importante tu propio mantra “Todo es perfecto tal y como es” “Confió en que todo se soluciona, como siempre”…

2.- El casco ce la esperanza. Cuando tenemos fe en que lo mejor es lo que nos sucede, aparece la esperanza que crea soluciones. Nuevas posibilidades de aprender.

Soltamos cualquier pensamiento de negación pues ya sabemos que todo está solucionado. La esperanza nos da Certeza.

3. La espada del amor. Confiando en todo y en todos, porque es lo más adecuado para uno mismo. Con la espada del amor vamos a cortar todo aquello que no nos sirve. Somos capaces de poner límites, de decir no. Incluso de negarme a aceptar el miedo paralizante. No el que me trae información sobre el límite y la reflexión, sino aquel que me impide seguir adelante.

Así ataviado con los aparejos de caballero viajante, el periplo se convierte en una gran aventura en la que los jinetes del Apocalipsis en vez de atacar huyen despavoridos ¿te vienes?

Te adjunto el link de la guía de los 10 tips para viajar en confianza

Juan Peláez Gómez

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email

Deja un comentario

Hola, soy Cris

Apasionada de los viajes, empecé a viajar en el 2006. Por aquel entonces pocas mujeres viajaban solas, recuerdo esa
pregunta ¿Viajas sola?….Hoy en día eso ha cambiado, cada vez me encuentro con más mujeres viajando solas por el mundo.

Descarga gratis

10 Tips para viajar en confianza

Busca en el blog